Gatitos muertos por menores de edad: dos casos distintos ¿problema de los niños o problema de la sociedad?

Estos días hemos sabido de dos casos de maltrato animal que alarman por su dureza y porque en ambos casos los protagonistas son menores de edad.  El primer caso sucedió en Peñaflor, dónde los jóvenes golpean un gatito hasta darle muerte, y graban su actuar para celebrarlos y compartirlo con el ciber espacio. El segundo caso, un joven introduce un gato en una centrifuga en reiteradas ocaciones y solo se detienen cuando ven que el gatito se retuerce y bota sangre por distintas partes de su cuerpo.

La crueldad de ambos vídeos es abrumadora, son animalitos que no tienen posibilidad alguna de defenderse de sus agresores, los cuales son jóvenes en edad de comprender que lo que hacen causa dolor, sufrimiento y muerte. ¿pero la culpa es solo de ellos o en algo estamos fallando como sociedad? 

Las últimas decadas los niños han crecido viendo dibujos animados que celebran la violencia como algo inofensivo y entretenido. Basta ver la ironía de “Los Simpson” al ver sus dibujos animados “Tomy y Daly”. Un niño que crece con violencia en sus dibujos animados, películas y juegos, y a eso sumamos problemas familiares y/o sociales ¿tendrá claro los límites entre un juego y un acto cruel e inhumano?

Vale sugerir la lectura del articulo “La importancia de la consideración del maltrato a animales por menores.”

gatito angel

El caso de Alhelí.

Hace un años, como EDRA nos toco ver el caso de Alhelí, una perrita mestiza de cocker que unos niños atacaron con balines, reventando su ojo y luego a palos se lo sacaron. Personalmente visite a los niños y conversé con sus padres. El niño mayor claramente tenía mas personalidad y era quien llevaba el juego, y al visitar su departamento y conversar con su madre la situación me pareció preocupante: el hogar era oscuro, sucio, con signos de violencia y despreocupación domestica; la madre estaba ojerosa, con un rostro demacrado. 

Si vemos el segundo vídeo (centrífuga), escucharemos que el niño que graba en varias oportunidades sugiere tímidamente “ya es suficiente… dejémoslo libre…” No soy Psicólogo, pero soy dirigente Scout hace 12 años por lo que algo entiendo de jóvenes, y cláramente el niño que sale en cámara es quien lleva la batuta y a mi parecer, debe tener algún problema familiar y/o social.

Cuando se llegue al juzgado de familia (por ser menor de edad), mas que preocuparse de sancionar a este niño el asunto es ¿que lo llevó a actuar así? debemos como sociedad impedir que estas cosas sucedan, comprender que cuando un niño comete estos actos, es un error de la sociedad el que está tomando forma y no condenar a priori a un niño. Los adultos debemos cumplir nuestra labor: educar primero y no llorar después.

2631_1118142108067_1062422010_381532_1898607_n

“Alhelí” fue gravemente dañada por dos niños, perdiendo unos de sus ojos. Este caso es del 2009 ¿hemos aprendido algo?

comenta con tu facebook

comentarios

You may also like...